lunes, 11 de noviembre de 2013

Las Voces olvidadas... Parte I.

He empezado a leer un libro que compré hace tiempo, pero lo tenía guardado esperando a sentirme algo más fuerte, porque sabía que removería lo que estoy tratando de asentar. Desde la primera página leo con lágrimas en los ojos, pero son lágrimas que desinfectan y curan.



Está escrito por un grupo de mujeres psicólogas que han pasado por pérdidas tempranas del embarazo, y han reunido sus vivencias y las de otras muchas mujeres (ya que son administradoras también del foro: Superando un aborto)

Este libro da voz, espacio y tiempo a los bebés que sólo vivieron en el vientre materno; a las madres, que muchas veces acallaron el duelo por el silencio social y cultural al que estas pérdidas han estado sometidas; y a los padres, que, aún hoy, casi nadie repara en ellos. Fases del duelo, problemas de fertilidad, pérdidas de repetición, manejo del aborto, pechos llenos y brazos vacíos, siguientes embarazos y partos... todo ello ha estado envuelto por el oscuro halo del miedo, la angustia, la soledad, la frustración, el aislamiento, la negación y la desinformación que viven la mujer y su pareja ante la pérdida gestacional temprana. Un asunto que la humanidad tiene pendiente desde el principio de los tiempos, porque... el dolor que se calla es más doloroso.


Me está dando más consciencia de mi dolor, de mi duelo... Intento mostrar a los que me rodean que no siento que he perdido a 6 hijos, porque la gente no lo ve así, y las explicaciones a veces son infructuosas y provoca más dolor añadido, sintiéndome incomprendida y sóla. Nuestros bebés eran demasiado pequeños para llorarlos, para amarlos más que nada en el mundo. Y yo reflexiono, cuando un padre pierde un hijo, ¿sufre menos si tenía un año que si tenía 10? ¿Verdad que todo el mundo entiende que el amor por un hijo es el mismo siempre, independientemente del tiempo vivido a su lado? Pero con el embarazo no ocurre igual. Si alguien pierde un hijo en el vientre con 7 meses, todo el mundo llora, si alguien lo pierde con 2 no tienes derecho al duelo. De hecho, lo mejor es callarlo, que nadie se entere que abortaste, es algo feo y sucio y lo mejor es que nadie lo sepa. Ese hijo nunca existió. 

¡Yo no quiero olvidarlos! Yo si quiero darles voz, y realmente creo que el poquito tiempo que se quedaron conmigo, me dejaron algo, me enseñaron una lección e hicieron de su mamá una mujer diferente de lo que era. Pero, cuando hablo con mi entorno de mis abortos enseguida me doy cuenta que es un tema que provoca incomodidad, es como si pensaran: Pero, ¡no me cuentes eso! Quedatelo para ti. Y es algo que no termino de entender... ¡¡he perdido a mi hijo!! Si, era un feto, media unos centímetros, pero hijo igualmente y yo tenia depositadas en él todas mis esperanzas, todas mis ilusiones y todo el amor que me cabe en el pecho. Cuando lo he perdido he sentido que se iba una parte de mi alma con él, una que nunca volverá. ¿Cómo me preguntas cómo estoy y te sorprendes al escuchar que hundida?


Si os dais cuenta nunca os he contado mi historia. Me presenté diciendo: Hola, soy la capitana de un barco que busca tesoros y he sufrido 5 abortos, uno de ellos de gemelos. Y ya está, como una alcohólica que va a terapia y con una frase resume todo su problema, porque está avergonzada de lo que le pasa y lo suelta rápido, le duelen las palabras en su boca, las vomita y después baja la mirada intentando no cruzarse con el resto de la sala. Yo igualmente, siento vergüenza, porque me siento menos valida, quizás, que otras mujeres, porque mi cuerpo rechaza lo que más amo en el mundo, porque no soy capaz de reponerme, cuando estoy a mitad de un duelo, empiezo otro, y se me acumulan los dolores. Y siento vergüenza porque en el fondo, también pienso lo que piensa el resto de la gente, qué algo habré hecho para que me esté pasando esto. Hasta mi padre sigue pensando que cuando me relaje (¿relaje?), dejaré de perderlos, en definitiva también piensa que soy yo la responsable de que se vayan.

No soy consciente de que siento todo esto hasta que leo en el libro: posiblemente te sientas asi, y me doy cuenta que ¡Si! Que me siento culpable, que me siento sola, que me siento pequeñita, porque los pierdo. Curiosamente, una de las etapas del duelo es la Ira (en la siguiente entrada hablaré de las etapas del duelo), y hay que encontrar culpables a la pérdida, en mi caso mi ira va contra mi misma.

Me queda mucho camino que recorrer, pero estoy buscando ayuda, en médicos, en libros, en la gente que me rodea, en el blog, en vosotras. Quizás no puedo sola, pero si encuentro sustento me repondré, me seguiré enfrentando a las tormentas que me queden. Soy consciente de mi maltrecho barco, lleno de remiendos, pero precisamente por eso sé que puedo seguir.

Yo no olvido sus voces, es verdad que nunca las escuché, pero las sentí y mis tripas aun recuerdan corazones latiendo. No quiero olvidarlos y por ellos sigo a delante.

9 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente. Yo solo he pasado por uno y el sentimiento es el mismo, las opiniones de la gente son las mismas. Para ellos unos centimetros, incluso unos milímetros no es vida, es aire, no es nada y no debes llorar por ello. Yo me rebelé, hable y lloré. Sí, fue un embarazo de 6 semanas, pero era mi bebé. Era parte de mi aunque apenas le empezaba a latir el corazón se iba para siempre. Solo lo comprende quien ha pasado por eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias wapisima! con uno que hayas vivido es más que suficiente para conocer el dolor de la pérdida, y el de la soledad que queda después. MUchas gracias por pasarte. Un besote

      Eliminar
  2. Es durísimo esto que cuentas y cómo lo cuentas.
    Espero que encuentres el consuelo que necesitas, en el médico, libros y en tu blog. Aquí no debes avergonzarte de nada, lo sabes, cada una de nuestras historias tienen cabida en la blogosfera y solo encontrarás apoyo y comprensión. Nadie tiene derecho a juzgarte. Pero sobre todo, tú no debes juzgarte, no has hecho nada malo, no te castigues por eso, porque ya bastante doloroso es lo que estás sufriendo.
    Ojalá tuviera palabras para calmar tu dolor. Solo te puedo ofrecer, un hombro, virtual de momento, donde apoyarte y llorar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Trax, me ha llegado tu hombro. Me siento tan acompañada aqui, tan yo... No me da miedo a expresarme con claridad, aqui no tengo que fingir sonrisas que no existen.
      Muchas gracias por tu apoyo y tu cariño.
      Un besote

      Eliminar
  3. Lola,comprendo tu dolor, pero no tienes porque avergonzarte, no te sientas culpable de nada, no te sientas pequeña, ni menos válida que otra mujer. Tienes que sentirte mejor incluso que las otras mujeres, nosotras que sabemos lo que es luchar por un sueño, ilusionarnos y luego ,recibir los negativos, somos unas luchadoras empedernidas hasta conseguir nuestro gran sueño, se que cuando tocas fondo , todas estas palabras no te sirven para nada, pero tenemos que ser valientes, eres una valiente, porque después de cada tormenta, tu barco se levanta para volver a navegar ,para conseguir finalmente el destino por el cual te embarcaste. Eres una GRANDÍSIMA MUJER!!! , eso no lo dudes nunca! un abrazo muy muy fuerte!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sueños!! Si es verdad que somos luchadoras, nunca sabemos de donde sacamos la fuerza, pero ahi está, para intentarlo otra vez.
      Gracias por tus palabras, he sentido tu abrazo desde lejos.
      Un besote enorme!

      Eliminar
  4. Lola preciosa, ya te lo he dicho antes, tienes un don de palabra, cómo puedes expresar las cosas tan bien, yo no soy capaz, qué palabras tan dolorosas pero a la vez tan ciertas...

    Pero lo más importante de todo, eres MUY válida, nada de avergonzarse, eres muy muy fuerte, una luchadora nata, lo vas a conseguir, lo que tanto deseas vendrá muy pronto, aquí estamos todas para apoyarte preciosa, el libro tiene pinta de estar muy bien escrito, con mucha delicadeza y sensibilidad, espero que te ayude.

    Te mando muchísimos besos preciosa, ya sabes que estoy aquí para lo que necesites.

    ResponderEliminar
  5. Gracias cariño... Si, me está ayudando.... Lloro mucho cuando lo leo, pero cuando lo cierro parece que me siento liberada, mejor. Muchas gracias por el apoyo mi niña!
    Mil besos!! (repartelos con Calvita, eh? ;P)

    ResponderEliminar
  6. Hola al igual que ustedes pase ya 3 veces este terrible mal mi matrimonio va de mal en peor y yo sin sentir el consuelo de mi esposo y lo peor me dice ¿que tienes? Como si no supiera lo que me acaba de pasar, he tratado de no llorar para que nadie se compafesca de mi voy de blokc en blokc esperando saber de alguien que al igual que yo! Pero que al final alla tenido un final feliz

    ResponderEliminar